Los 4 años

Mi mamá me hizo caer en cuenta que hacía rato no escribía sobre mi hija. Realmente, la memoria no es tan prodigiosa, y tener la posibilidad de recordar vívidamente sin ayudas, es un don de pocos… por mi parte, los recuerdos se desvanecen rápidamente, por miles de razones, y por eso, creo que es buena idea recordarlos acá.

MI hija cumplió 4 años en mitad de la cuarentena. Yo tenía planeado una fiesta casi que de despedida de jardín, en una granja, con toda la temática de la granja de Zenón…. pero no se pudo… hicimos un cumpleaños en familia. Mi mamá, mi esposo, mi hija y yo. Su Ponque escogido fue de my little pony. La decoración la reciclamos. Con mi hija, abrimos la caja de las fiestas pasadas, y usamos la decoración de Winnie the Pooh, que por cierto se quedó varios días por ahí puesta. Hubo regalos: de los favoritos estuvieron el carro de control remoto de rayo McQueen, el micrófono dorado, el libro del tragasueños, la cámara de fotos.

A esta edad, de los juegos favoritos está jugar a los ninjas, a los pokemones, a los súper héroes, a guardia del leon, hacer carreras de caballos donde ella es tormenta y yo relampi. Le encanta jugar a las escondidas y se queda súper callada y en buenos escondites, aunque solo sirvan una vez, porque siempre vuelve al mismo. Le encanta correr.

Estuvo altamente impresionada por las nuevas aspiradoras: la iRobot y la karcher. Les pareció un gran plan perseguirlas y llevarlas por la casa. Con su abuelita juega mucho al zoológico con las máscaras de tigresa cristal, y el venadito Bambi.

Su libro para dormir favorito ha sido tragasueños, y ya se sabe la invitación para dormir.

Ahora solo nos bañamos las dos juntas. Se lava el pelo día de por medio sin pelear. Sale de la ducha caminando con crocs. Le enseñamos, porque su Abi no podía seguir saliendo con ella alzada.

Tuvo su primer castigo en la cuarentena, que fueron dos horas sin tv. Estuvo super triste. Yo también, me dio tristeza oírlo llorar. Pero a lo hecho pecho.

Disfrazarse y maquillarse es de los planes favoritos, también maquillarse ella misma, con el espejo y todo.

Primera vez también que tomó su sopa sola. Aunque necia para comer, a trancas y mochas, termina comiendo todo.

Me ayuda a hacer el desayuno el fin de semana. Hacemos arepas, pancakes, huevos, y pone la mesa. Ama el helado y el chocolate. Las donas son una gran debilidad, igual que la pizza margarita. Come kibbes y empanadas con gusto.

Sus programas favoritos son: la guardia del leon, booba, pequeño pony, miraculous, Jorge el curioso, blipping (hasta lo sabe deletrear). Maneja perfecto Netflix y prime tv. Ya tocó poner control parental. Pone sus propios dvds.

Le gusta el milo, un poco caliente, un poco frío. Milo tibio. CuNdo no quiere comer mas dice que está satisfecha o que prodibido la comida, y hace un sigo x con los dedos índices.

La terminación de vuelta canela. Ha sido súper triste para mi. Desde desprenderse de sus amigos, cambiar sus rutinas, fue tenaz. Yo tenía muchas expectativas, y todas a la caneca con la pandemia. Igual el grado fue muy lindo y tierno. Mi hija estuvo muy contenta. Mi recuerdo es un gran mural en casa de sus trabajos. Este tema amerita post propio.

Hacer la noche

Ahora con la bebé me he cerciorado del momento del día y la noche, y las correspondientes actividades que uno hace en uno y otro espacio de tiempo. Siendo adulto, indistintamente, se hacen casi que las mismas actividades de día que de noche… Ya no hay diferencia entre hacer mercado, ir al gimnasio, hacer compras, ver tv, viajar, etc., durante el día o durante la noche. El mundo ahora nos ofrece la posibilidad de hacer potencialmente cualquier actividad, sin importar la hora. 

Pero eso es diferente para los bebés, o al menos así podríamos hacérselo sentir a los bebés para que regulen su reloj biológico interno. Para un bebé debería ser claro que el día es para jugar, cantar, reír, bailar e interactuar con mamá, y la noche es para dormir, descansar, y quedarse quieticos.

Así fue que hablando con mi prima, que estuvo de visita conociendo a la bebé, me contó sobre el hacer la noche

Hacer la noche no es más que, luego de las 6pm debe oscurecerse el cuarto o tener luz muy ténue, hablar en susurros, interactuar con el bebé lo mínimo, de manera que sienta que hubo un cambio respecto al día, que debe estar cargado de estímulos (canciones, conversaciones, juegos). Muchas mamás pueden empezar esta rutina con un baño relajante con esencia de lavanda, que marque la rutina. Yo aún no he bañado a Cris por la noche, entonces no sé si funcione. 

En mi experiencia, ha funcionado súper. Las tomas de las 7pm, 10pm y 2am se han vuelto rápidas y eficientes.  It’s business.

Qué se necesita?

  1. Empiezo con el cuarto oscuro, máximo con nightlight (se puede descargar una app al cel) o con la luz de una lámpara de mesa de noche. Por mi parte a las 7pm tengo lámpara de mesa y a las 10pm y 2am con luz del celular.
  2. Hago un cambio de pañal. En este punto si es que hay que verle el lado bueno a todo. Cris hace número 2 una vez al día, usualmente en la tarde. Entonces el cambio de pañal es rápido. 
  3. Doy leche y fórmula en tetero. Como mi objetivo es aumentar la demanda, durante el día y la noche me extraigo leche. Eso da unas 6onzas al día. Esas se las doy a Cris en la noche. Dependiendo de cuánto es mi leche le doy o no fórmula. Ambas con tetero. La bebé está muy dormida para chupar pucheca a esas horas.
  4. Saco gases.
  5. De nuevo al sobre. La acuesto. Usualmente esta profunda. Si llegara a despertarse la arrullo un rato a oscuras y listo. 

Y ustedes qué técnicas o trucos tienen para la noche?

El japi berdi – happy birthday

Cuando recién quedé embarazada, empezaron los miles de consejos no solicitados de todas las personas, cercanas o no. Entre los miles de consejos, hubo uno que me pareció súper válido, que fue cantarle al bebé en la barriga. 

Claro, si uno ha tenido contacto con niños o bebés es fácil contar con un repertorio de rondas infantiles para cantar. Vienen los problemas, cuando los papás no tienen gustos musicales comunes, es decir que no siempre se saben ambos las mismas canciones, o cuando no se les ocurren rondas para cantar. 

Y es entonces en donde la improvisación toca a la puerta… Y a los papas solo se les ocurre el happy birthday para cantarle a la barriga en crecimiento.

Así, es que a Cristina le cantamos por 9 meses el cumpleaños todos los días. Y ahora que está por acá a nuestro lado, es la canción que más le gusta. La calma, la deja tranquila. Seguro que disfrutará cada cumpleaños al máximo…

PD. Los papas ya han bajado muchas rondas infantiles y poco a poco se las van aprendiendo, para variarle el repertorio al bebé.